Lactancia: Puntos clave para que sea un éxito

La mejor forma de iniciar la lactancia es poner a la criatura encima de la madre y esta llegará al pecho y se cogerá al pezón. Se sabe que puede tardar una media de 70 minutos en hacerlo.

 Lo importante es no perturbar la situación para que la madre y el bebé se adapten sin prisas. Incluso en las situaciones más adversas como un bebé prematuro o una cesárea es muy importante que el bebé permanezca con la madre.

 Ver enlaces:

Método madre canguro

Que no os separen

La pareja que espera a un bebé se tendría que informar  y formar para la maternidad y la paternidad.

La crianza puede ser un proceso muy satisfactorio pero también un periodo de crisis importante. Es necesario tener los conocimientos adecuados.
La madre lactante necesita apoyo continuado de su pareja y de los profesionales que la asisten.
A veces la mujer recibe mensajes contradictorios por parte de familiares, profesionales, amigos…
Tiene que tener claro que quien más sabe de lactancia es el bebé. A veces nos parece que un ser tan pequeño y sin experiencia poco puede saber. Estamos equivocados. Su conocimiento es instinto y esa inteligencia no se equivoca. No se equivoca un pájaro al hacer su nido, ni un mamífero al cogerse al pecho de su madre. Y nadie les enseña.
La característica principal de los mamíferos es que alimentan a sus crías con el producto de la secreción de las glándulas mamarias: la leche.
Los adultos humanos hemos perdido ese instinto, pero los cachorros lo tienen.

Se puede interferir de muchas maneras en el proceso de la lactancia, algunos ejemplos:
-No dejando al bebé piel con piel con la madre al nacer.

– Dándole “ayudas” con biberones.

– Poniendo chupete.

– Obligando al bebé a enchufarse a la teta.

– Dos, tres o más personas observando a la madre dando el pecho.

– Poniendo horarios.

– Cuestionando si la leche de la madre es “buena”, “suficiente” o “adecuada”.

– Pesando al bebé continuamente.

– No apoyando a la madre.

– Diciéndole a la madre como tiene que colocar al bebé al pecho.

– Haciéndola sentir culpable por los cólicos del bebé: porque toma leche de vaca, come espárragos, cebolla, ajos…

– No dejando que la madre y el bebé estén en la misma cama.

Para que la lactancia tenga éxito tenemos que tener en cuenta que es un proceso:

  • Fisiológico
  • Psicológico
  • Social

 Desde el punto de vista fisiológico la mama está compuesta por tejido glandular, tejido graso y  tejido conectivo. En el pezón es donde se encuentran los orificios de salida de los conductos galactóforos  es una zona muy sensible porque tiene terminaciones de nervios sensitivos. Estos conductos se dilatan en la base del pezón  formando los senos lactíferos que funcionan como reservorio y el recién nacido exprime al mamar. El pezón tiene fibras musculares que se contraen y tienen capacidad eréctil al ser estimulados con el tacto y el contacto. En la cultura occidental las mujeres permanecen prácticamente todo el tiempo con el pecho cubierto a veces por varias capas de ropa. Es una zona que no se suele exponer a los elementos como el sol, el aire, por tanto poco “curtida”.

 

Cuando hago las clases para la maternidad y la paternidad les explico que piensen que van a realizar un trabajo duro con las manos, como por ejemplo trabajar ocho horas con un pico y una pala en la construcción. Que sus manos siempre han estado cubiertas por guantes. Habitualmente no se han expuesto a los elementos. Les pido que enumeren las cosas que harían para preparar sus manos para un trabajo duro y continuado.
Se les ocurre quitarse los guantes y exponer las manos a los elementos. En el caso del pecho en la medida de lo posible hay que exponerlo a los elementos como el sol, el aire, el agua. Se trata de “curtirlos” que no estén tan “enguantados” sin llegar a extremos como dañarlos o ponerles sustancias extrañas.

En la areola existen los llamados tubérculos de Montgomery que segregan una sustancia grasa como un aceite, durante la gestación la mujer siente picor y al frotarlos estimula la secreción  suficiente para hidratar al pezón.
Algunas mujeres en el embarazo sienten como sus pechos se preparan para la lactancia, a veces aumentan de tamaño y la irrigación es mayor. Están muy sensibles. La areola y el pezón se pigmentan.
Hacia el sexto mes de gestación la glándula mamaria ya segrega calostro por si el nacimiento se produce antes.

En el parto con la salida de la placenta se pone en funcionamiento el proceso de lactancia. La criatura puede desplazarse hasta alcanzar el pecho y mamar.
A nivel psicológico se tiene que tener en cuenta que la lactancia forma parte de la sexualidad femenina. El dolor o el placer que puede sentir la madre  se debe a múltiples factores. Cuando a las madres se les dice que si les duele el pecho al mamar el bebé es porque están mal colocados, ellas se sienten desorientadas.
Es como si una mujer tiene dolor al tener relaciones cóitales y fuéramos tal simples de decirles que la postura que adoptan no es la correcta.
Probablemente tanto una cosa como la otra son mucho más complejas. Tendríamos que fijarnos que el bebé esté bien colocado, pero además otros múltiples factores que también hay que  tener en cuenta:
Como fue el proceso del embarazo y el parto
 – El miedo a saber hacer, a ser “buena madre”.
 – La confianza  de tener suficiente leche para alimentar a la criatura.

A nivel social actualmente muchas mujeres son profesionales que trabajan y son madres. Dejar el trabajo a veces cuesta un esfuerzo importante. Si es el primer hijo o hija, pasan de ser hijas a ser madres. Eso por si solo ya es un cambio de rol. A veces se vive bien y otras veces puede ser un conflicto con la madre.
Tener a un ser dependiente como es la criatura también se puede sentir como una presión.
La pareja de la madre puede ser de gran ayuda para la adaptación a esta situación. Si conoce la importancia de la lactancia materna puede ayudar a la madre y a la criatura.

Ayudar a una mujer lactante es:

  • Reforzar la confianza en sí misma y en la criatura.
  • Cubrir sus necesidades, a todos los niveles.
  • Resolver las cuestiones prácticas de la casa, para que la madre no tenga que preocuparse de nada.
  • Si tiene más hijos o hijas que otra persona ayude con la crianza seria estupendo.
  • Tener un grupo de ayuda a la lactancia puede ser muy buena idea.
  • Ponerse en contacto con la comadrona ante cualquier dificultad.
  • No desconfiarde la capacidad de la madre ni de la criatura.

    Pepi Dominguez Cano- Comadrona

    Pepi Dominguez Cano- Comadrona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s