La sexualidad en el parto y la lactancia

Las sensaciones placenteras nos acompañan desde el principio de nuestra vida, ya en el útero de su madre la criatura, ve, oye, tiene todos los sentidos desarrollados. Está rodeado de líquido amniótico bañando su cuerpo, permitiéndole moverse libremente, sintiéndose en contacto.

El nacimiento puede ser un baño de endorfinas para la criatura y las contracciones como abrazos rítmicos. El nacimiento puede ser un éxtasis. La mejor forma de venir a este mundo es rodeado de los seres que más le quieren, le acarician, le miman, le protegen. Ser colocado encima de la madre, sentir su calor, su olor, poder succionar el pecho proporcionará al bebé un placer  y una sensación se seguridad muy confortable.

El parto en sí forma parte de la sexualidad femenina. Diferentes autores y autoras reflejan este pensamiento: Sheila Kitzinger en sus libros enseña un método de educación maternal que llama“Psicosexual” considerando el parto y la lactancia como parte de la sexualidad femenina. Michel Odent, obstetra francés, da mucha importancia en su asistencia a la privacidad de la mujer durante el parto y el posparto inmediato, considera que el mejor sitio para parir es el mismo que para tener relaciones sexuales, que la mujer no se sienta observada ni molestada por nadie, porque cree que así parirá mejor y evitará complicaciones.

Juan Merelo-Barberá  refiere en su libro “Parirás con placer” como algunas mujeres sienten una emoción orgásmica en su parto.

Frédérick Leboyer en su libro “Por un nacimiento sin violencia”  nos dice que el nacimiento puede ser un como un abrazo embriagador entre la madre y la criatura.

Esta misma idea está en los diferentes libros que ha escrito Casilda Rodrigañez, nos dice que si se produce el deseo de la mujer en el parto, éste puede ser una gran dilatación y apertura del útero. Así como una caricia mutua entre la madre y la criatura.
La lactancia materna puede ser un placer para la criatura pero también para la madre.
S. Kitzinger en su libro “La mujer y su experiencia sexual”. Nos dice: “La lactancia materna es una experiencia sexual, en la que no solo  las glándulas mamarias son órganos  erógenos, sino que los ritmos producidos al amamantar poseen una calidad intensamente sexual. Esta sexualidad desconcierta y angustia a algunas mujeres y gusta a otras.
En estos procesos de parto y lactancia se puede sentir placer o dolor dependiendo de muchos factores, tanto físico, psicológicos, sociales y culturales.

Pepi Domínguez- Comadrona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s