Consejos para una buena recuperación del suelo pélvico en el postparto

¿Qué le pasa a nuestro Suelo Pélvico después de parir?
Es evidente que después de un embarazo el suelo pélvico queda debilitado, y no es sólo por todos los cambios
producidos a lo largo de 9 meses, sino que el parto, ya sea intrumentalitzado como si no, es el que tiene un
papel muy importante en este debilitamiento.
En el momento del parto es frecuente que la zona perineal sufra algunos daños que pueden ser más o
menos importantes, hay factores que pueden influir su aparición: la posición del expulsivo, el peso y
el tamaño del bebé, la práctica o no de episiotomía, el tiempo de duración del expulsivo, etc.
Como ya hemos remarcado en el artículo anterior, es importante que el periné recupere su tonificación habitual para poder continuar con su función de sujeción de órganos y también seguir así con las funciones para las que han sido diseñados: micción, reproducción, sexualidad y defecación.
Es aconsejable tener un buen control y seguimiento, tanto por parte de nuestro ginecólogo/a como del fisioterapeuta, ya que la mayor parte de lesiones del suelo pélvico pasan desapercibidas en el postparto inmediato y estados patológicos por lesiones del tejido conectivo suelen ser detectadas de forma tardía.

 ¿Qué aconseja desde Titania?
Es recomendable una valoración fisioterapéutica a los 60 días después del parto, ya que es cuando se puede considerar que la madre ya empieza a estar más habituada a los cambios vividos en los últimos meses y también cuando la episiotomía (en el caso de haberse practicado) ya está casi cicatrizada. Es aquí cuando el/la profesional propone qué tratamiento o no debe seguir la paciente. Es importante también hacer una revisión de fisioterapia de suelo pélvico a los 6 meses y al año de haber parido ya que pueden aparecer patologías que no se hayan detectado anteriormente.
En el artículo anterior ya se ha hablado del papel del fisioterapeuta y los posibles ejercicios que se le puede pedir que aprendáis para poder contribuir a un mejor tratamiento de recuperación y si es necesario hacer tratamiento individual y/o clases grupales de reeducación del suelo pélvico.
¿Es normal que tenga pérdidas de orina?
En ningún caso se considera normal esta situación, ya que, como ya hemos dicho antes, la función del suelo pélvico es la de sujetar los órganos y mantener las funciones de éstos. Así pues, si aparece una disfunción urinaria nos indica que el suelo pélvico se encuentra lesionado.
La solución no pasa por las conocidas compresas anunciadas en TV para chicas de todas las edades, ya que las pérdidas de orina no se consideran normales para la edad hasta la menopausia. Así pues, por que aparecen algunas gotas cuando estornudamos, tosemos, corremos, reímos, etc? La respuesta es clara: la pérdida de tonificación del suelo pélvico.
¿Como se puede mejorar esta situación?
En el artículo anterior se ha hablado de las bolas chinas, los conos, de la gimnasia abdominal hipopresiva y los ejercicios de Kegel. Es importante utilizar todo ello con un buen asesoramiento de fisioterapeutas, ya que no todas estas técnicas son factibles y necesarias para todas las chicas.
En ningún caso la solución se encuentra buscando información por internet,  os pondré un ejemplo: en ciertas Webs explican que “Los llamados EJERCICIOS Kegel o perineales refuerzan los músculos de la uretra a través de una práctica muy sencilla. Mientras estés miccionando pasma la orina por al menos 30 segundos y luego continúa expulsando la orina”  NUNCA debemos seguir este consejo, porque si detenemos la micción y después la
reiniciamos, podríamos estimular un reflujo de la orina y provocarnos infección de orina en el mejor de los casos.
Insistimos en el seguimiento de su recuperación supervisado por un fisioterapeuta especializado ya que si fortalecemos demasiado el suelo pélvico puede provocar una hipertonía de nuestra musculatura que también puede conllevar ciertos problemas.
Hay que remarcar también que una buena recuperación de la musculatura perineal provocará una mejora de la vascularización del suelo pélvico, por lo tanto, recuperaremos pequeñas sensaciones que pueden estar enmascaradas en esa falta de tonificación.
¿Qué conclusión se puede extraer?
La conclusión de todo es un:  buen asesoramiento y seguimiento fisioterapéutico.
Es por ello que desde Titania os invitamos a que cuidéis el suelo pélvico ya que es un elemento que forma parte importante en los cambios que se van produciendo y que vamos sufriendo a lo largo de la nuestra vida.
Insistimos en que no sólo la incontinencia urinaria es un problema, también lo son la incontinencia fecal, los prolapsos, las disfunciones sexuales, etc. Y no son menos importantes las unas de las otras, ya que cada una conlleva dolores y situaciones incómodas que hay que solucionar.

La Unidad de Suelo pélvico de Titania está dispuesta a poner remedio.

Bibliografia

CALAIS-GERMAIN, B. El periné femenino y el parto. Barcelona: La liebre de Marzo. 2007

Màster en Reeducació de sòl pèlvic. Aplicació ginecològica, obstètrica, urològica i coloproctològica.

UB de Bellvitge, Ed: 2009-2010.

Curs de Tractament de fisioteràpia en les disfuncions sexuals del sòl pèlvia. EUIFN Blanquerna. Ed: 2011

http://es.wikipedia.org/wiki/Parto

http://elembarazo.net/tecnicas-para-prevenir-la-incontinencia-en-el-post-parto.html

 
 
¡