Del color del atardecer de Barcelona

Escrito por Núria Beitia Hernandez

Tapón mucoso es el nombre de una cosa. Es un nombre descriptivo, práctico, sí. Pero a mí lo que me trae son imágenes de belleza. Porque el tapón mucoso, además de ser el nombre que describe algo palpable y un momento esperado, tiene el color del cielo de Barcelona a la hora preciosa del atardecer. Porque el color del cielo de Barcelona, una ciudad mediterránea cercana al mar, en ese momento especial y mágico, y sobre todo en primavera y en otoño, se abre a dar a luz a preciosos y cálidos colores: rojo-naranja, salmón, rosa, lila… azul y muchos otros que conozco aunque no me sé sus nombres.

El cielo, y su amplitud, fue lo que tuve en mis manos la mañana que parí a mi hija. Textura caliente y suave y preciosos e infinitos colores para un nombre que, aunque útil, es poco literario y muy insuficiente para nombrar lo que es: el umbral del precioso tesoro que custodia y que es “abrirse a la experiencia de ser dos”.

1 de Juny del 2012. Núria Beitia Hernández, mare d’una nena i psicòloga a Titània.

Un comentario

  1. Núria,

    Tus bellas palabras me acompañan cuando miro desde el ventanal de mi estudio la puesta del sol. Ahora tiene un nuevo sentido para mí este momento. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s