Ella es así…

La setmana passada ens va arribar aquest post dedicat a la Tere, la nostra llevadora. Ens va emocionar moltíssim perquè el va escriure una gran mare a qui estimem molt, l’Emma. Des d’aquí, ho volem compartir amb vosaltres:

Tere es pequeña, fina, pausada.

Su sonrisa es infinita y apacible, tan infinita que la obliga a cerrar los ojos para hacerse sitio, tan apacible que la obliga a cerrar los ojos para vivir esa paz.

Su risa, frecuente, es jadeante, casi orgásmica, porqué ese orgasmo es el principio de la vida, el germen de su ser, el primer eslabón de la larga cadena de su profesión.

Su melena ondulada es el decorado que alegra la estancia, el telón abierto de un maravilloso escenario.

Su olor es suave, casi neutro, para poder pasar desapercibida, como su voz, siempre en el tono preciso, sin acordes ni desacuerdos.

Su tacto es cálido, sin contrastes ni humedades, como la continuidad de mi ser.

Su mirada es directa y clara, pero sin inquisición, aportando la seguridad de quien no engaña a nadie, de quien no esconde quién es, de quien no juzga a quién mira.

Tere es mi comadrona y mi comadre.

Juntas hemos vivido momentos maravillosos que nos han unido con lazos eternos.

Juntas hemos respirado el dolor de la espera y el amor de la bienvenida -el que todo lo puede, el que todo lo transforma-.

Juntas hemos traspasado muchas barreras: la de las palabras, la de los silencios, la de las distancias, la de las tecnologías y más allá.

Tere es así, y así nos acompasamos.

Unidas en la presencia y en la ausencia, porqué me has acompañado siempre, aún cuando no estabas, siempre conmigo, siempre en mí.

Unidas en el nacimiento, en el renacimiento, y en el crecimiento -adelante, siempre adelante-.

Unidas para inventarnos y reinventarnos, siendo siempre las mismas y siempre distintas, en el constante caos que da orden y sentido.

Tere es bella, es un ser bello cuya belleza embellece a los que la hallan.

Tere abraza y traza los lazos de nuevos abrazos enlazados a sus brazos.

Tere susurra en silencio los sonidos suaves de suaves suspiros.

Tere es mi comadre y también mi comadrona.

Este es mi pequeño gran homenaje a una pequeña gran mujer: Teresa Gonzalo, amiga y comadrona que asistió presencialmente mis dos primeros partos en casa, y en la distancia el tercero y último hasta ahora, con sus palabras acertadas en los momentos oportunos, unidas y vinculadas ya de manera cósmica y cibernética. Lo hago aquí y ahora en primer lugar porqué lo merece (ella especialmente y también sus compañeras de profesión, a menudo cuestionadas desde puntos de mira tan diversos como los espirituales y los económicos); en segundo lugar porqué me apetecía, sin más; y en tercer lugar porqué ayer hizo 5 años que nació Dídac, y con él una nueva mamá, la misma pero diferente, en el acompañamiento y la comprensión incondicional de la mejor profesional y de la mejor cómplice que la vida podría ofrecerme. Y a pesar de llevar tan larga trayectoria a sus espaldas, tuvo ayer para nosotros un pensamiento y nos hizo llegar el calor de su presencia en la ausencia como sólo ella sabe hacerlo. Gracias, Tere, por querernos aunque sea sólo un poquito, por pensarnos aunque sea sólo un ratito, y por haber decidido un día querer, respetar, esperar, respirar, abrazar, sonreír, escuchar, acompañar a tantas mujeres en una circunstancia tan particular como es el proceso pre/peri/postnatal. Gracias.

  1. Mi querida Emma, te agradezco sinceramente tus palabras delicadas y dedicadas, tu cariño, tu reconocimiento hacia mí y a mi trabajo y al de todo el equipo de Titània. Conoces bien de nuestra entrega en el cuidado a las mamás, papás y criaturas en los procesos de parir, nacer, criar y vivir que acompañamos y compartimos. Siempre dando lo mejor que sabemos,
    Al leer tus palabras se me refresca la memoria, la que nunca olvida lo importante, la que siempre recuerda la experiencia vivida. Decirte que para mí el acompañarte en el nacimiento de tus criaturas se me hizo fácil, lo haces fácil, tu cuerpo es sencillo y sincero pariendo, con mucha firmeza, no hay tiempo de espera confusa, muy directa y clara. Siempre digo que una pare como es y así fué.
    Mi querida Emma, tus palabras me vienen grandes para un cuerpo, como bien dices fino y pequeño, pero si que siento la grandeza en el tiempo de creación que vivimos, tu pariendo a tus criaturas a la vez que yo voy creando mi quehacer como comadrona. Es gracias a tí, a todas las mujeres, parejas y criaturas que acompaño, donde se da esta relación de apoyo y confianza mutua que nos va nutriendo y nos hace seguir siempre hacia delante, cada una desde el lugar propio donde está. Siempre me gusta acompañarte junto a toda tu gran familia en este seguir recreando la vida.

    TERE, con todo cariño, tu comadre y comadrona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s