Cortar o no cortar el frenillo a los bebés

 Algunos profesionales están recomendando cortar el frenillo de la lengua a los bebés, cuando la madre presenta grietas en el pezón o episodios de mastitis. Lo hacen para aliviar el sufrimiento de la madre o el posible abandono precoz de la lactancia materna.Algunas madres y padres se encuentran que tienen que tomar una decisión como es la de seccionar el frenillo de su bebé. Creo que es una cuestión que hay que pensar, como siempre buscando información contrastada y tomando la decisión que cada una y cada uno crea la más adecuada. Las soluciones a un problema pueden ser múltiples, cuando la madre tiene grietas en el pezón o episodios de mastitis hay que mirar los aspectos fisiológicos de postura y constitución de la anatomía de la boca del bebé y del pezón de la madre Pero quedarse sólo en eso creo que sería una visión muy simple del tema. También hay que examinar los aspectos psicológicos y sociales que rodean a la madre, al bebé y al padre.

 En la actualidad se está poniendo de “moda” cortar el frenillo de la lengua a los bebés. Con   el pretexto de que el frenillo lo tienen corto y si no lo hacen dañaría el pezón de la madre … ¡Fíjate que a mí me suena este argumento!. Desde hace unas décadas las mujeres se les cortaba la vagina, el pretexto de la episiotomía es que no hay espacio suficiente para que pase el bebé, o para evitar incontinencias o prolapsos Pero a estas alturas está demostrado que no es así . Durante décadas las mujeres han sufrido, y de hecho, sufren aún esta agresión. Nos escandalizamos con razón de las mutilaciones genitales en prepúberes de países africanos y en cambio parece normal la práctica de la episiotomía, cortan igualmente pero lo disfrazan como proceso quirúrgico necesario.
Con la episiotomía se corta la inervación del clítoris, la mujer puede tener serios problemas con sus sensaciones placenteras, las molestias pueden durar años.
También se puso de “moda” cortar el prepucio a los chicos, hacer una incisión, la excusa siempre es la misma, el glande es pequeño, resulta evidente en un bebé todo es pequeño, tiene que crecer. Es fisiológico que el pene sea pequeño al igual que lo es el frenillo de la lengua de los bebés.

Entonces, ¿qué hay detrás de estos actos? ¿Porque nos quieren mutilar?
¡Viva la sofisticación! Ahora le toca el turno a la sexualidad oral de los niños y las niñas. Succionar es un placer para el bebé, la naturaleza ha previsto que alimentarse forme parte de su sexualidad oral.
Puede que algún bebé necesite este tipo de intervención pero nunca han necesitado tantas como ahora. Cuando pasa a ser un acto masivo parece más la represión de la sexualidad oral que un acto quirúrgico necesario.

Cada sociedad tiene sus mecanismos de represión, se inventa patologías que no existen y aplica tratamientos quirúrgicos innecesarios como la episiotomía para las mujeres o la circuncisión para los hombres. Este procesos tienen consecuencias a todos los niveles: en el fisiológico tienen una disminución de la sensibilidad en esta zona, que repercute en el disfrute de su sexualidad, a nivel psicológico se esconde el fantasma de la castración.

Tenemos que estar alerta cuando alguien nos recomienda algún procedimiento que tiene que ver con cortar porque lo que quieren cortar no es tan inocente como parece a primera vista. Detrás de la castración viene la sumisión. Seguramente lo que cortan es el vínculo afectivo con la madre, se espera placer y obtiene dolor. Cuando tenemos en cuenta la forma de nacer, el método de crianza … pues vamos con cuidado con quien nos propone cortar.

¿O queremos que nuestras criaturas sean sumisas?

Cuidado con cortar!

Pepi Domínguez
Comadrona

Pepi-Dominguez Cano- Comadrona

Pepi-Dominguez Cano- Comadrona

Setmana Mundial per la Lactància Materna (SMLM)

Aquesta és la setmana mundial de la lactància materna….

És una setmana per celebrar, ja que després d’uns anys on la lactància era gairebé perseguida com les bruixes…. (serà que alguns havien descobert com de poderoses es sentien les dones que alletaven a les seves criatures) mica en mica, cada cop més, les dones opten per alletar els seus fills i cada cop per més temps…

No ha estat, ni és, un camí fàcil. Tants anys de persecució han quedat en l’interior de les dones com a cicatrius, minvant la seva convicció, fent-les creure que no són capaces i inclús sorprenent-se de que fos possible, en el cas de que alletessin correctament i durant força temps…. Però per sort, les dones són més fortes, més fortes que les modes, més fortes que les industries que tenen interessos en succedanis de llet i més fortes que aquells professionals que no només no creuen en elles sinó que aconseguien que les dones no creguessin en elles mateixes, que tots aquells misògins que menyspreen la lactància….

Les dones després de parir, com lleones, protegeixen les seves cries i comencen a amamantar-les oblidant totes aquelles persones que les volen separar de les seves criatures, i cada cop més, s’uneixen a “tribus”, espais amb altres dones on troben recolzament, ajuda, acompanyament i alleten, alleten tranquil·les, gaudint de la seva capacitat nutrícia.

Evidentment, la ciència avala la lactància. Son tants els beneficis d’alletar: des de la composició de la llet, les defenses, els gustos, l’autoregulació de la pròpia alimentació… fins a l’amor, les carícies, la disponibilitat, el pell a pell, el plaer de la succió, la seguretat… sense oblidar els beneficis per a la mare (menys risc de càncer, retorn al pes d’abans de l’embaràs amb més facilitat, econòmic, pràctic, menys sentiment de tristesa post part, plaer, “empoderament”…)Però sobretot, no es que sigui el millor, sinó que és el que pertoca a cada criatura, és el que es mereix cada nadó.

És una setmana per celebrar, perquè de vegades tot i ser el més “normal” no és el més fàcil, i les dones  lluiten per les seves lactàncies, s’informen, s’esforcen i s’ajuden unes a altres per poder donar als seus fills els millor i gaudir d’aquest procés de la seva sexualitat al màxim.

Des de Titània, volíem homenatjar a totes les dones, mares biològiques o adoptives, nadons, dides, assessores, llevadores, doules… que amb la lactància materna posen el seu granet de sorra per a construir un món millor.

A totes les dones que alleten o han alletat, sigui el temps que sigui, i no ens volem oblidar de les parelles i /o pares que les acompanyen, que cuiden i faciliten el vincle mare-criatura assegurant així la lactància.

Moltes felicitats!!!

Durant tota la setmana es fan moltes activitats des de diferents espais, festes, xerrades i trobades, ens és impossible anunciar-les totes, però celebrem totes les iniciatives. Des de Titània, acompanyem a les mares en els grups de criança i oferim suport a la lactància, si us cal, durant tot l’any.

EL BEBÉ EMOCIONAL

La setmana passada, vam tenir el plaer de convidar-vos a la xerada que oferia Enrique Blay, autor del llibre “El bebé emocional”, l’Enrique, ens ha enviat un resum dels punts més importants que vam tractar a la xerrada i ho volem compartir amb vosaltres.

– El desarrollo psicológico se inicia desde el mismo momento de la concepción. Sobre una base genética -heredada de nuestros padres-, y del desarrollo del sistema nervioso –específico en cada individuo-, las experiencias moldean el cerebro, afectan su estructura y van definiendo la particularidad psicológica de cada persona.

– Desde que el bebé es concebido y hasta los 2 años de edad, su percepción es totalmente emocional, es decir, transforma toda experiencia en sentimiento y emoción internas. A partir de esta edad se inicia el desarrollo de la percepción racional que no prevalece en el niño hasta los 12-14 años de edad. De ahí la gran delicadeza de bebés y niños y el sumo cuidado en que hay que tratarlos, desde la escucha, la comunicación y el respeto de sus emociones.

– El bebé intrauterino tiene intensos y potentes canales de percepción, que le hacen vivenciar sus primeras experiencias emocionales. El bebé intrauterino está en simbiosis con su madre, por lo que el aspecto más importante a considerar a lo largo de la gestación, es el estado emocional de la madre. Lo que siente la madre, lo siente el bebé. Dada la alta capacidad auditiva del bebé intrauterino y de recordar esos sonidos una vez nacido, el padre tiene también oportunidad de iniciar con el bebé no nacido, un vínculo afectivo (igual que otros hermanos del bebé, si los hay), hablándole y cantándole sobre el vientre de la madre.

– El nacimiento es una experiencia emocionalmente muy intensa para el bebé, tanto en su viaje a través del canal del parto, como en el nacimiento y horas posteriores. Una experiencia que dejará una profunda huella en su psique. El bebé pasa del mundo paradisíaco del útero materno (cálido, protegido, bañado en endorfinas, sintiendo el amor de su madre), a un mundo absolutamente nuevo y desconocido. Surge a un mundo agradable, placentero, afectivo, amoroso o surge a un mundo desagradable, agresivo, doloroso, violento. Se siente seguro con las personas que le rodean o hay que desconfiar de ellas. Esa percepción es una impronta en nuestra psique que tendrá mucho que ver en la forma en que sintamos el mundo en el que vivimos. El tipo de parto que facilita, tanto la salud física como la psicológica de madre y bebé, es el que Michel Odent denomina “Parto mamífero”, basado en la no intervención externa (salvo que sea necesario), dejando que actúe la naturaleza a través de lo que denomina “Cóctel de hormonas”, como la oxitocina, endorfinas y prolactina. También es muy importante el no cortar el cordón umbilical antes de que deje de latir y mantener el “piel a piel” entre madre y bebé desde el mismo nacimiento y en las horas y días posteriores.

– Una vez nacido, el bebé necesita tanto alimento nutriente como alimento afectivo. Indispensables los dos para su salud física y psicológica. Para otorgarle alimento afectivo disponemos de:

  • Lactancia materna.
  • Atención del llanto.
  • Colecho.
  • Contacto físico.
  • Tiempo compartido.

A través del Alimento Afectivo satisfacemos la principal necesidad afectiva de todos los bebés: SENTIRSE INCONDICIONALMENTE AMADO.

Enrique Blay Llauradó

Image

Image

Xerrada gratuïta: “El bebé emocional”

Estem encantades de convidar-vos a la xerrada gratuïta que farem el dimarts 17 de Juliol a les 17h de la tarda sobre el “Bebé emocional” a càrrec de l’autor del llibre Enrique Blay.

Image

Durant la xerrada es tractaran diversos temes:

Desenvolupament psico-emocional del nadó

Els diferents estadis de percepció al llarg de la vida.

Percepció intrauterina i infantil

Allò que el bebè i el nen o la nena percep i com ho processa.

La Gestació, llavor del nou ésser

El que sent la mare, sent el bebè.

Néixer, des de la perspectiva del bebè.

Com experimenta el bebè el seu naixement

Ja ha nascut

Aliment afectiu.

Lactància, plor, collit, contacte físic, temps.

La felicitat dels nostres fills i filles

Autoestima. Sentiment de ser estimat.

Preguntes i comentaris. 

“Toda mujer y todo hombre han sido una vez niños y en la medida en que ese niño se sintió amado, así se ama ahora a si mismo, a los demás, al Mundo y al Universo entero. Quien ama a un niño, siembra amor para el futuro.”                              

                                                                                                            Enrique Blay

Per temes d’aforament us agrairíem que confirméssiu la vostra assistència al 934266559.

Les criatures com sempre són benvingudes.

La importancia de la tribu

Cuando yo era pequeña recuerdo tener una gran compañera, mi prima. Mi madre y mi tía compartían la crianza, se repartían los días para ir a buscarnos a la escuela, pasábamos las tardes en casa de una o de otra, compartíamos la ropa o simplemente jugábamos juntas toda la tarde mientras las nuestras madres charlaban… Nunca me había dado cuenta de la importancia que tenía este hecho, nunca hasta que he sido madre.
Sigue leyendo

La sexualidad en el parto y la lactancia

Las sensaciones placenteras nos acompañan desde el principio de nuestra vida, ya en el útero de su madre la criatura, ve, oye, tiene todos los sentidos desarrollados. Está rodeado de líquido amniótico bañando su cuerpo, permitiéndole moverse libremente, sintiéndose en contacto.

El nacimiento puede ser un baño de endorfinas para la criatura y las contracciones como abrazos rítmicos. El nacimiento puede ser un éxtasis. La mejor forma de venir a este mundo es rodeado de los seres que más le quieren, le acarician, le miman, le protegen. Ser colocado encima de la madre, sentir su calor, su olor, poder succionar el pecho proporcionará al bebé un placer  y una sensación se seguridad muy confortable.

El parto en sí forma parte de la sexualidad femenina. Diferentes autores y autoras reflejan este pensamiento: Sheila Kitzinger en sus libros enseña un método de educación maternal que llama“Psicosexual” considerando el parto y la lactancia como parte de la sexualidad femenina. Michel Odent, obstetra francés, da mucha importancia en su asistencia a la privacidad de la mujer durante el parto y el posparto inmediato, considera que el mejor sitio para parir es el mismo que para tener relaciones sexuales, que la mujer no se sienta observada ni molestada por nadie, porque cree que así parirá mejor y evitará complicaciones.

Juan Merelo-Barberá  refiere en su libro “Parirás con placer” como algunas mujeres sienten una emoción orgásmica en su parto.

Frédérick Leboyer en su libro “Por un nacimiento sin violencia”  nos dice que el nacimiento puede ser un como un abrazo embriagador entre la madre y la criatura.

Esta misma idea está en los diferentes libros que ha escrito Casilda Rodrigañez, nos dice que si se produce el deseo de la mujer en el parto, éste puede ser una gran dilatación y apertura del útero. Así como una caricia mutua entre la madre y la criatura.
La lactancia materna puede ser un placer para la criatura pero también para la madre.
S. Kitzinger en su libro “La mujer y su experiencia sexual”. Nos dice: “La lactancia materna es una experiencia sexual, en la que no solo  las glándulas mamarias son órganos  erógenos, sino que los ritmos producidos al amamantar poseen una calidad intensamente sexual. Esta sexualidad desconcierta y angustia a algunas mujeres y gusta a otras.
En estos procesos de parto y lactancia se puede sentir placer o dolor dependiendo de muchos factores, tanto físico, psicológicos, sociales y culturales.

Pepi Domínguez- Comadrona

Lactancia: Puntos clave para que sea un éxito

La mejor forma de iniciar la lactancia es poner a la criatura encima de la madre y esta llegará al pecho y se cogerá al pezón. Se sabe que puede tardar una media de 70 minutos en hacerlo.

 Lo importante es no perturbar la situación para que la madre y el bebé se adapten sin prisas. Incluso en las situaciones más adversas como un bebé prematuro o una cesárea es muy importante que el bebé permanezca con la madre.

 Ver enlaces:

Método madre canguro

Que no os separen

La pareja que espera a un bebé se tendría que informar  y formar para la maternidad y la paternidad.

La crianza puede ser un proceso muy satisfactorio pero también un periodo de crisis importante. Es necesario tener los conocimientos adecuados.
La madre lactante necesita apoyo continuado de su pareja y de los profesionales que la asisten.
A veces la mujer recibe mensajes contradictorios por parte de familiares, profesionales, amigos…
Tiene que tener claro que quien más sabe de lactancia es el bebé. A veces nos parece que un ser tan pequeño y sin experiencia poco puede saber. Estamos equivocados. Su conocimiento es instinto y esa inteligencia no se equivoca. No se equivoca un pájaro al hacer su nido, ni un mamífero al cogerse al pecho de su madre. Y nadie les enseña.
La característica principal de los mamíferos es que alimentan a sus crías con el producto de la secreción de las glándulas mamarias: la leche.
Los adultos humanos hemos perdido ese instinto, pero los cachorros lo tienen.

Se puede interferir de muchas maneras en el proceso de la lactancia, algunos ejemplos:
-No dejando al bebé piel con piel con la madre al nacer.

– Dándole “ayudas” con biberones.

– Poniendo chupete.

– Obligando al bebé a enchufarse a la teta.

– Dos, tres o más personas observando a la madre dando el pecho.

– Poniendo horarios.

– Cuestionando si la leche de la madre es “buena”, “suficiente” o “adecuada”.

– Pesando al bebé continuamente.

– No apoyando a la madre.

– Diciéndole a la madre como tiene que colocar al bebé al pecho.

– Haciéndola sentir culpable por los cólicos del bebé: porque toma leche de vaca, come espárragos, cebolla, ajos…

– No dejando que la madre y el bebé estén en la misma cama.

Para que la lactancia tenga éxito tenemos que tener en cuenta que es un proceso:

  • Fisiológico
  • Psicológico
  • Social

 Desde el punto de vista fisiológico la mama está compuesta por tejido glandular, tejido graso y  tejido conectivo. En el pezón es donde se encuentran los orificios de salida de los conductos galactóforos  es una zona muy sensible porque tiene terminaciones de nervios sensitivos. Estos conductos se dilatan en la base del pezón  formando los senos lactíferos que funcionan como reservorio y el recién nacido exprime al mamar. El pezón tiene fibras musculares que se contraen y tienen capacidad eréctil al ser estimulados con el tacto y el contacto. En la cultura occidental las mujeres permanecen prácticamente todo el tiempo con el pecho cubierto a veces por varias capas de ropa. Es una zona que no se suele exponer a los elementos como el sol, el aire, por tanto poco “curtida”.

 

Cuando hago las clases para la maternidad y la paternidad les explico que piensen que van a realizar un trabajo duro con las manos, como por ejemplo trabajar ocho horas con un pico y una pala en la construcción. Que sus manos siempre han estado cubiertas por guantes. Habitualmente no se han expuesto a los elementos. Les pido que enumeren las cosas que harían para preparar sus manos para un trabajo duro y continuado.
Se les ocurre quitarse los guantes y exponer las manos a los elementos. En el caso del pecho en la medida de lo posible hay que exponerlo a los elementos como el sol, el aire, el agua. Se trata de “curtirlos” que no estén tan “enguantados” sin llegar a extremos como dañarlos o ponerles sustancias extrañas.

En la areola existen los llamados tubérculos de Montgomery que segregan una sustancia grasa como un aceite, durante la gestación la mujer siente picor y al frotarlos estimula la secreción  suficiente para hidratar al pezón.
Algunas mujeres en el embarazo sienten como sus pechos se preparan para la lactancia, a veces aumentan de tamaño y la irrigación es mayor. Están muy sensibles. La areola y el pezón se pigmentan.
Hacia el sexto mes de gestación la glándula mamaria ya segrega calostro por si el nacimiento se produce antes.

En el parto con la salida de la placenta se pone en funcionamiento el proceso de lactancia. La criatura puede desplazarse hasta alcanzar el pecho y mamar.
A nivel psicológico se tiene que tener en cuenta que la lactancia forma parte de la sexualidad femenina. El dolor o el placer que puede sentir la madre  se debe a múltiples factores. Cuando a las madres se les dice que si les duele el pecho al mamar el bebé es porque están mal colocados, ellas se sienten desorientadas.
Es como si una mujer tiene dolor al tener relaciones cóitales y fuéramos tal simples de decirles que la postura que adoptan no es la correcta.
Probablemente tanto una cosa como la otra son mucho más complejas. Tendríamos que fijarnos que el bebé esté bien colocado, pero además otros múltiples factores que también hay que  tener en cuenta:
Como fue el proceso del embarazo y el parto
 – El miedo a saber hacer, a ser “buena madre”.
 – La confianza  de tener suficiente leche para alimentar a la criatura.

A nivel social actualmente muchas mujeres son profesionales que trabajan y son madres. Dejar el trabajo a veces cuesta un esfuerzo importante. Si es el primer hijo o hija, pasan de ser hijas a ser madres. Eso por si solo ya es un cambio de rol. A veces se vive bien y otras veces puede ser un conflicto con la madre.
Tener a un ser dependiente como es la criatura también se puede sentir como una presión.
La pareja de la madre puede ser de gran ayuda para la adaptación a esta situación. Si conoce la importancia de la lactancia materna puede ayudar a la madre y a la criatura.

Ayudar a una mujer lactante es:

  • Reforzar la confianza en sí misma y en la criatura.
  • Cubrir sus necesidades, a todos los niveles.
  • Resolver las cuestiones prácticas de la casa, para que la madre no tenga que preocuparse de nada.
  • Si tiene más hijos o hijas que otra persona ayude con la crianza seria estupendo.
  • Tener un grupo de ayuda a la lactancia puede ser muy buena idea.
  • Ponerse en contacto con la comadrona ante cualquier dificultad.
  • No desconfiarde la capacidad de la madre ni de la criatura.

    Pepi Dominguez Cano- Comadrona

    Pepi Dominguez Cano- Comadrona